martes, 3 de junio de 2014

UNA RUEDA DE TIMÓN

En un barco, el sistema de control del movimiento del timón. Existen varios tipos de rueda pero nosotros vamos a hablar de una rueda de timón clásica.


ADQUIRIENDO UNA RUEDA DE TIMÓN

Existen montones de modelos diferentes de ruedas de timón, algunos muchos más trabajados que otros, unos de decoración y otros retirados de viejos barcos en tierra que ya no volverán a navegar.
En nuestro caso hemos elegido una de esas, de las que no volverán a dar rumbo, por desgracia, a ningún timón, pero que lo hicieron durante un largo tiempo, y sus capas de pintura dan fe de ello.


 DESMONTANDO LOS AROS

Lo primero que hacemos es intentar quitar los tornillos del aro e ir retirando mediante una espátula, ayudado de una decapadora de calor, la pintura de los radios.



Una vez retirados los aros podemos continuar con la pistola de calor retirando pintura con la espátula. Este es un proceso muy lento y muy entretenido.


PREPARANDO LA RUEDA

A partir de ahora habrá que utilizar decapante líquido, la espátula y mucha lana de aluminio.


Hay que tener paciencia y dejar actuar el decapante, sobre todo en los sitios menos accesibles y utilizar la lana para ir retirando toda la pintura. Una vez se haya retirado el máximo de pintura, habrá que comenzar a lijar. Al principio se puede comenzar con una una lija más gruesa, pero pronto habrá que cambiar a una mucho más fina.



TRATANDO UNA RUEDA DE TIMÓN

Con la lija fina y previa limpieza, se irá alternando un tratamiento de tapaporos, así, una mano de tapaporos y lija fina, otra mano de tapaporos y vuelta a lijar...


Repetimos el mismo procedimiento pero cambiando el tapaporos por barniz.


Y por último le recolocamos el aro metálico.


Saludos y espero que os haya gustado.